METAFORA DE LA VIDA DE UN AGENTE DE SEGUROS CAP 1

Servidor Rafael Velazco 38 años, feliz mente casado con Aurora mi esposa desde hace 13 años, mis hijas Mireyita de 6 años y Ana Laura de 11 años, los 3 motores de mi vida.

Soy Agente de seguros de profesión ayudo a las personas a encontrar su móvil y diseño estrategias de protección financiera para lograrlo, he visto niños recibiendo la herencia de educación detrás de un padre orgulloso, a mujeres con su recién nacido en brazos tras una excelente atención quirúrgica, a hombres y mujeres recibiendo un capital económico fruto de su esfuerzo y emprendiendo un negocio o haciéndose de un patrimonio, también he visto viudas o huérfanos con el dolor de una perdida pero la tranquilidad de un sustento económico, y he visto muchas otras situaciones también, que me han enseñado que lo que hago vale tanto la pena y estoy siendo muy bien remunerado por el impacto de mi actividad en la sociedad.

Si debiese hablar de mi diría que soy  Amante de la literatura, las letras y las palabras. Disfruto leer notas y/o libros, de personajes que han trasformado su vida y la de muchos con su pensar y acción millonaria.

Todos los días hago ejercicio por la mañana, acudo al gimnasio 1hra 30min de lunes a sábado, a las 7:30am estoy de vuelta en casa, me aseo, mientras Aurora prepara el café les presumo que  ella hace el café más delicioso del planeta, en ocasiones me pregunto si es su sazón o es el  ambiente que se crea de mi familia unida, desayuno y escucho a mis hijas hablar, Mireyita tiene dudas de la existencia de todo y mi Ana Laura siempre le difiere, con el argumento de cuando crezca entenderá, yo siempre asumo con la cabeza, aunque lo que no sabe Ana Laura es que la vida les enseñara que no hay límite y siempre estarán creciendo. En ese desayuno siempre encuentro una parábola nueva, al solo observarlas y escucharlas encuentro las respuestas de todo lo que necesito.

No salgo de casa sin darle un beso a mis tres pilares, y sin responderle a mi Mireyita su pregunta de todos los días ¿Papi a cuantas personas vas a ayudar hoy?, siempre respondo un número diferente en aumento cada día, los llevo en mi cabeza y me prometo a mí mismo superar ese número.

Procuramos salir de viaje 2 veces al año Mireyita me acumula el número de “las personas que voy a ayudar hoy “ y debo asegurarme cuando estoy de vuelta en ayudar a esas personas que no ayudé mientras vacacionaba… mis dos hijas son mis mayores jueces, siempre al regresar a casa me preguntan si lo logré.

Hace un par de semanas se me hizo un nudo en la garganta cuando Aurora me mostró un pequeño libro rosa, donde mis hijas han anotado por todos los días el número que les digo al salir de casa, con dibujos y calcomanías pagadas por doquier  y he encontrado una nota que dice: Mi papá es el mejor.

Ese día reforcé que el motivo de hacer lo que hago NO es solo el dinero,  ni los bienes, ni el reconocimiento social, mi motor es mi familia, y el mundo que quiero hacer para ellas.

Por ello sé que debes encontrar siempre tu “para que” y preguntarte si lo que estás haciendo hoy te lleva a alcanzar tus sueños.

Ver Siguiente Capitulo